Una suave brisa calmaba el calor infernal que caía sobre nuestras escasas fuerzas mientras nos dirigíamos con mi Lambretta al “espacio 88” .

Al llegar, nos dimos cuenta que 88 eran los metros que separaban el cielo de la tierra pero que a pesar de las inmensidades del espacio ( una nave industrial ) y gracias a los esfuerzos de Coltrane sonando de fondo, la intimidad nos abrazo para quedarse.

Dentro, un elenco de artys y foodies unían sus fuerzas para disparar a nuestros corazones.

Caravan Made y su siempre exquisita forma para tratar el brunch junto a El huerto de la casita nos prepararon un Ratatouille de verduras con huevo poché sobre pancake salado delicioso , Skye Coffe y su café espacial en su espacio natural, las ilustraciones alucinógenas de Comme une Image y la presencia de Open House reinventan un formato de brunch que se acerca a la mejor fantasía de todo hipster.

Fuera, ya con fuerzas para volver a luchar contra un sol otoñal cargado de furia.

Carles Armengol

SaveSave

Contact
Espacio 88
c/ Pamplona 88
BCN