El centro de la ciudad a priori debería ser una buena opción dónde poder saborear algún que otro suculento plato, pero entre tanta variedad de locales reinan los fast foods y los lugares dónde el plato estrella es un “socarrat con pepitas de oro” en vez de langostinos.

Los locales con buena base, se encuentran en zonas colindantes, aunque van aflorando restaurantes con cierta calidez en sus cartas, Caravelle, es una de esas excepciones en pleno epicentro. En la calle Pintor Fortuny, florece este local, poco amueblado, con trazas de cafetería nórdica, flores en las mesas, y en el surtidor de cerveza, (uno de los muchos detalles que hacen especial este lugar), normalmente crisantemos blancos, que simbolizan la eternidad. Azulejos, mobiliario de madera clara y algún elemento vintage, una de esas imágenes que “repinearias” en pinterest.

El espacio neutro hace de telón de fondo a una carta nitida, pocos platos y mucho esmero, los indecisos no tienen problema! Cantidades más que razonables y presentaciones que abren el apetito. Un buen lugar para acabar una larga jornada de compras y empezar una magnifica tarde de museos.

Yolanda Aranda

SaveSave

Contact
 Caravelle
Pintor Fortuny 31
BCN 933179892
http://www.caravelle.es/