Marko Milanovic

Me despierto embriagada por una explosión cromática que capta mi atención. Rojo, azul, amarillo, verde, naranja. Y vuelta a empezar. Mis pensamientos fluyen ordenados de igual forma que los ingredientes de ese sándwich que preparé anoche.

Harta. Harta de intentar encontrar la perfección y no conseguirlo. Quieres que todo sea perfecto. Y no puede serlo. Porque nada es perfecto y lo sabes. Ni tan siquiera el imaginario foodie de Marko Milanovic. Porque la perfección no puedes verla, ni tan siquiera acercarte. La intuyes, la notas, la buscas. Pero no la alcanzas. Y en ese instante, en el que la rabia no te deja pensar, explotas. Explotas liberando tu creatividad infinita y me arrastras a tu universo anárquico.

Mareada por una borrachera de colores infinita, te aparto. Y vuelves. Te aparto y de nuevo, vuelves. Porque eres caos. Desorden. Intentas calmar tu furia con imágenes de comida pero todo te parece muy mainstream y entonces, te odias. Odias en lo que te has convertido y buscas algo más. Algo lleno de color, de orden, de confusión, algo tan ecléctico que consiga alimentar tu espíritu inquieto. Algo como lo que hace Marko Milanovic. Un sedante para tu alma que calma, al menos de momento, tu ansia artística.

Laura Hernandez

 

20140904-IMG_4083 20140908-IMG_4162 20141117-IMG_987120141117-IMG_9877 20141215-IMG_2704 marko milanovic

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *