Comer modernamente: Cafeterías para gatos

Hasta hace muy poco, las cafeterías para gatos eran un concepto de bar vinculado a nipones freaks consumidores de porno e inhaladores de bragas usadas compradas en máquinas expendedoras. La gran mayoría de occidentales, lo más cerca que hemos estado de este tipo de establecimientos ha sido viendo las típicas fotos de postureo que los colegas colgaban en Instagram de su viaje a Tokio, tomando té matcha rodeados de gatos y haciendo el signo de victoria con los dedos. Mientras tanto, tú estabas en la playa de Badalona con un gitano comiendo sandía bajo su sombrilla y la canción del Taxi retumbaba desde el chiringuito, y no precisamente la de Los Impala. Hijos de puta.

Poco a poco, esta moda se ha ido expandiendo por occidente cual epidemia, llegando a países como Rusia, Canadá, París, México; ¡e incluso España! En Madrid hace 3 años que cuentan con La Gatoteca y Barcelona acaba de abrir este año el primer café para gatos de la Ciudad.

¿Qué está pasando?, ¿Qué hay detrás de esta tendencia?, ¿Qué necesidades cubre?, ¿A quién van dirigidos este tipo de bares? Una infinidad de incógnitas perturbaban mi calma y un anhelo intenso invadía mi cuerpo con la necesidad de saciar mis inquietudes antropológicas.
Una exhaustiva investigación desk research de 2’ me condujo al primer aprendizaje: Hay dos tipos de locales en función de su objetivo principal:

Centros de adopción: Más habituales en Europa y EEUU. Detrás del olor a café y las magdalenas de zanahoria, se esconde una asociación de adopción de gatos callejeros y/o abandonados, con la loable finalidad de proporcionarles un cálido hogar grávido de amor y mimos. Así pues, se convierten en un canal muy interesante para acercar estos animales a los ciudadanos, en un entorno muy parecido al que podría ser su morada. Los gatos tienen una zona chill-out en plan parque de atracciones con mogollón de movidas a las que subir, entrar, salir, saltar y esconderse. Todo con mesas y sofás alrededor, donde los clientes pueden tomarse un refrigerio y plantearse si ir al homeópata para tratar su alergia o adoptar a uno de los felinos.

Cafeterías terapéuticas: Más habituales en países asiáticos. Son una especie de balnearios urbanos para reducir la ansiedad y el estrés a través del contacto con mininos. En algunos locales permiten que los clientes, después de tomar un refrigerio y acariciar a los animales, se queden dormidos junto a ellos.
A diferencia de los anteriores, el único beneficio es satisfacer la necesidad humana de alienarse del ajetreado ritmo de la vida moderna.

De este modo, por un lado, tenemos unas cafeterías que ayudan a mejorar la vida de gatos que han crecido en un entorno tildado por el maltrato y el abandono; y por el otro, otras cafeterías que usan a los gatos para serenar la congoja del ser humano.
Después de recoger una americana de la tintorería, borrarme de las clases de esgrima y ver un letrero de neón parpadeando “Club Charly”, una señal iluminó mi rostro. ¡Eureka! ¡Las cafeterías terapéuticas son como ir de putas!

Si nos paramos a pensar un poco sobre el tema, veremos que tienen demasiadas cosas en común:

Los clientes pagan en función del tiempo que van a estar.
En los dos sitios te ofrecen algo para beber.
Tienen una ficha técnica con las características de cada gato (raza, nombre, edad, etc.). En los putis no hay fichas, pero sí que exponen a todas las chicas en plan escaparate.
El objetivo es pasar un buen rato, relajarse, desconectar de la rutina, reducir el estrés, etc. Y donde tanto el gato como la mujer son tratados como objetos.
La única diferencia es que no está permitido tener sexo con los gatos.

Amigos, si tenéis la necesidad de disminuir el estrés de vuestras vidas haced deporte, montaros un huerto, abrazad árboles o, peor aún, apuntaros a yoga. Pero no a costa de los gatunos. Y mucho menos para haceros la foto. En cambio, si tenéis una incontrolada necesidad por regalar amor, adoptad un gato. Id a cafeterías que forman parte de centros de adopción, tomaos un poleo menta, conoced a los felinos y familiarizaros con ellos.

El amor que recibiréis será multiplicado por infinito.

Escarless Johansson

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *